"Salud y Bien Común". Con estas dos premisas todo lo demás llega.

Javier Goikoetxea

 

Consultor en Bien Común de las Organizaciones. Personas, Estratégia Comercial, RSC, EBC, BCorp. Ponente y formador.

"Yo también me caí del caballo"

Salud y Bien Común. Comienzo con lo que desde hace años es mi firma en todas las comunicaciones que hago. Probablemente sean unos 7 u 8 años que lo utilizo y nunca hasta este momento me había parado a pensar en ese detalle.

Soy Javier Goikoetxea y ya que las circunstancias me lo permiten, quisiera dejar aquí plasmado lo que yo creo firmemente debería ser un currículo, otra cosa son los "oficiales", los establecidos. Aquí está el mio.

Mis 55 años se pueden resumir en dos fases. La primera y más larga medio siglo de vida, que se desarrolla navegando en las aguas del sistema. Calma chicha, marejadas,  marejadillas y tempestades se han dado cita en mi vida en forma de educación, familia, trabajos de buena y mala remuneración,  gratificantes en cuanto a su desempeño, incoherentes en cuanto a mis valores y crisis económicas, nada menos que tres llevo a mis espaldas. La primera en los años ochenta, donde combatí por sacar adelante una familia sin pensar más que en la subsistencia y con la responsabilidad como única bandera.  La segunda en los años noventa, en la que perdí mi primer negocio y con él algo de mi autoestima, y la tercera, la actual la más larga. He transitado por ella como un zombi, con shocks laborales, dudas personales, "cuasi" existenciales pero que gracias a mi familia, perra, cuatro hijos y una mujer dulce y alegre que me apoya incondicionalmente en todo lo que hago, he podido superar. Además me ha servido para reflexionar y ver claro al menos que es lo que no tengo que hacer y no tropezar por tercera vez en la misma piedra. Que bruto es el ser humano, tener delante tres veces la misma piedra para darse cuenta y tratar de evitarla. En este punto es cuando me caí del caballo y cada vez somos más.

Entramos en la segunda fase. Es en ésta en la que llevo invertidos los cinco últimos años de mis 55 de vida y donde mi objetivo prioritario es el Bien Común, casi nada. Quedaron atrás los años en los que el sistema me envolvía y hábilmente (o quizás por mi torpeza) no me dejaba mirar hacia mi interior. Siendo crítico conmigo mismo y después con todo lo que me rodeaba me di cuenta de que lo material había ocultado por completo lo espiritual y como todo, tanto uno como lo otro en extremo no son nada recomendables. Tuve que entrar en crisis como el sistema, para reconocer que lo que hacía no estaba en consonancia con mis valores, que trabajar como un descosido sin pensar en la conciliación personal y familiar no era lo acertado; que llevar un equipo comercial en una multinacional no me hacía feliz, bien al contrario me agobiaba las tardes de los domingos; que tener el mejor móvil o el mejor coche del barrio no me llenaba porque, como decía Antonio, el gran Antonio, había que esperar a que sacaran el más nuevo, el más rápido, el más grande, el más...

Ahora en mi segunda niñez, y gracias a la Cooperativa de Consultores BIKOnsulting y la Asociación PlanBIKO por el Bien Komun, ambas creadas entre un grupo de amigos, he encontrado la coherencia entre lo que pienso, lo que digo y lo que hago y duermo mucho mejor. He sabido que competir y sacar los codos no es bueno, que es mejor colaborar. Que aquello que me dijeron, y hoy se sigue diciendo a los niños que ser el primero de la clase es el objetivo, no es lo correcto porque, ¿Qué pasa con el resto de los alumnos? ¿Los enterramos dejando solo el más listo? He sabido que el dinero no es una meta en sí, sino que es un medio entre muchos y siempre que sea lo justo, para alcanzar la felicidad. Y por último, que la salud no se valora hasta que nos falta, lo que hace que mire siempre el presente como lo único real. El pasado no vuelve y el futuro creo que lo inventaron los suizos para vender relojes.

Hoy es “siempre” todavía. Toda la vida es “ahora”. (Antonio Machado)

Mi deseo: que mis cuatro hijos no esperen a cumplir 50 años para darse cuenta de esto, “Insha'Allah”. Aquí puedes ver mi re-evolución escenificada.

Vanacam. KSK

Teléfono: T: +34 630 802 883