Consultoría Organizacional Economía del Bien Común

Consultoría Organizacional Economía del Bien Común

Renée Carrelo

Mi propósito es poner a disposición de las instituciones y organizaciones mi experiencia en planeamiento estratégico, gestión, gerenciamiento de proyectos, mejora de procesos, liderazgo de equipos de trabajo, docencia, capacitación y asesoramiento para impulsar y orientar el cambio hacia objetivos sustentables basados en los valores del Bien Común.

Nací en Buenos Aires. Hija de Enedina y Faustino, inmigrantes Asturianos, que llegaron a Argentina en la segunda mitad del siglo XX. Encontraron una oportunidad de desarrollo y progreso, y yo encontré una también, aunque supiera más tarde que, no me hacía feliz. Me encontré estudiando Ciencias Económicas en la Universidad de Buenos Aires y dediqué gran parte de mi vida a una carrera profesional orientada a los resultados que produjo beneficios financieros a las compañías, entre ellas una multinacional, para las cuales trabajé. La contradicción entre mis valores como persona y los valores presentes en el sistema económico no sólo no me eran compatibles, sino que, la distancia que los alejaba, se agrandaba día a día y en el medio, yo.

Soy Rotaria. Mi código de ética se rige por la prueba cuádruple de lo que se piensa, se dice y se hace: Es la verdad? Es equitativo para los interesados? Generará mejores relaciones y amistades? Es beneficioso para todos los interesados? Y al final (porque todo llega) salí de mi círculo de comodidad y confronté esa distancia para alcanzar una versión de mi misma que me hiciera feliz. Decidí estudiar una Maestría en Sociología y allí descubrí la propuesta de la Economía del Bien Común y, a través de BIKOnsulting la oportunidad de canalizar mis ideales y mis sueños por un sistema económico humanizado.

Mi Argentina, al igual que el resto de Latinoamérica, no es un lugar de igualdad de oportunidades. La desigualdad crece y se ahonda la brecha, no sólo económica sino social y cada vez se torna más complejo revertir las condiciones de un núcleo duro de pobreza y de indigencia. No tenemos tiempo que perder, “el futuro ya llegó y llegó como no te lo esperabas”. Tenemos (y tengo) el desafío de construir un mundo donde el éxito no se mida en dinero sino en Bien Común. Sé que ahora, sólo es un sueño que persigo y perseguiré arduamente, y tampoco me privaré de seguir soñando, porque casi que por destino o una señal, Martin Luther King  una vez pronunció “yo tengo un sueño…” y en ese preciso instante nací.

A Nacho y a Marina, espero poder inspirarlos, no desde mis logros, sino por haberlo intentado, por haberlo perseguido y persistido hasta alcanzarlo.

Teléfono: +5491150402436